20 DATOS CURIOSOS DE LOS COCODRILO

Los cocodrilos son reptiles acuáticos, y se hallan entre los carnívoros más temidos de la Tierra, por su tamaño, sus grandes y poderosas mandíbulas y su agresividad. Son predadores tan triunfantes – cuando vivieron al lado de los dinosaurios. Tras el impacto de Chicxulub, que se generó hace unos sesenta y seis millones de años, los dinosaurios no aviares desaparecieron, mas los cocodrilos se las arreglaron para subsistir. Acá están los veinte hechos pasmosos del cocodrilo superiores sobre estas bestias fascinadoras.
Datos sobre los cocodrilos:

  1. Son los reptiles más grandes de la Tierra.

    Los cocodrilos de agua salobre son los reptiles más grandes del planeta. Pueden medrar hasta seis.17 metros (veinte pies tres pulgadas) y pueden pesar más de una tonelada.
    Medido a 6,17 m  y con un peso de 1065 kg (2.370 lbs), murió en cautiverio, debido a neumonía y paro cardiaco, que se vio agravado por una infección fúngica y agobio.

  2.  Como son grandes, hay una suerte de cocodrilo llamada «Cocodrilo Enano».

    El cocodrilo más pequeño que existe es el cocodrilo enano (Osteolaemus tetraspis), con una longitud adulta media de 1,5 m (4,9 pies). La longitud máxima registrada para esta especie es de  m.

  3. Los cocodrilos están muy extendidos

    Se hallan en todos y cada uno de los continentes habitados, excepto Europa.

  4. Los cocodrilos están de manera estrecha relacionados con los dinosaurios y las aves

    Pese a estar clasificados como «reptiles», los cocodrilos (y todos y cada uno de los cocodrilos, incluyendo los caimanes) están más de manera estrecha relacionados con los dinosaurios y las aves (que realmente son dinosaurios aviares) que con la mayor parte de los animales clasificados como reptiles.

  5. Los cocodrilos verdaderamente generan lágrimas (y pueden llorar)

    Los cocodrilos verdaderamente generan lágrimas. Por el hecho de que, mientras que comen, tragan demasiado aire, que entra en contacto con las glándulas lagrimales (glándulas que generan lágrimas) y fuerzan a que las lágrimas fluyan. Mas realmente no llora. El término «lágrimas de cocodrilo» (y sus equivalentes en otros muchos idiomas) se refiere a una falsa y también insincera manifestación de emoción, como un hipócrita que llora falsas lágrimas de dolor. Se deriva de una vieja anécdota de que los cocodrilos lloran para captar sus presas, o bien que lloran por las víctimas que se comen, contada por vez primera en la Biblioteca por Fotios I, que era el Patriarca Universal de Constantinopla. Este cuento se propagó por vez primera en inglés en las historias de los Viajes de Sir John Mandeville en el siglo XIV y aparece en múltiples de las obras de William Shakespeare.

  6. El cocodrilo pueden sostener su quijada (o mandíbula) abierta bajo el agua

    Los cocodrilos tienen una válvula en la parte trasera de la garganta que les deja abrir la quijada bajo el agua.

  7. Los cocodrilos pueden vivir bastante tiempo

    Tienen una vida media de cuando menos treinta a cuarenta años y, en el caso de las especies más grandes, una media de sesenta a setenta años. Hay aseveraciones de ciertas personas que superan los cien años, mas no hay pruebas sólidas que lo respalden.

  8. Los ancestros del cocodrilo eran considerablemente más grandes

    Los primeros cocodrilos aparecieron hace unos doscientos cincuenta millones de años, al tiempo que aparecieron los dinosaurios. Los ancestros prehistóricos de los cocodrilos eran considerablemente más grandes que los presentes.
    Cráneo de sarcosuchus a la vera de un humano. Sarcosuchus, conocido popularmente como «supercroc» es un género extinto de cocodrilo y familiar lejano del cocodrilo que vivió hace ciento doce millones de años. Data del periodo cretácico temprano de lo que el día de hoy es África y América del Sur y es uno de los reptiles cocodrilos más grandes que nunca hayan existido. Era prácticamente el doble de largo que el cocodrilo de agua salobre moderno y pesaba hasta ocho toneladas. Como la mayor parte de los cocodrilos, tenía una gran fuerza de mordida, probablemente de hasta nueve toneladas, más de ochenta y ocho N, por encima de cualquier cocodrilo moderno (dieciseis y cuatrocientos sesenta N).

  9. Los cocodrilos de agua salobre (o salada) tienen la mordedura más fuerte

    Los cocodrilos tienen la mordedura más fuerte nunca medida. El paleobiólogo Gregory M. Erickson y sus colegas probaron las fuerzas de la mordedura de las veintitres especies de cocodrilos vivos. Los cocodrilos de agua salobre más fuertes (naturalmente) cerraron sus mandíbulas con tres,700 libras por pulgada cuadrada (psi), o bien dieciseis con cuatrocientos sesenta Newtons, de fuerza de mordida. Para una comparación, un león tiene una fuerza de mordida de uno con tres mil ciento cuarenta y siete Newtons en las puntas caninas y dos,023.7 Newtons en las carnassiales. Mas, pese a esta enorme fuerza de mordedura, sus músculos para abrir la quijada son exageradamente pequeños y enclenques que un humano puede emplear sus manos desnudas para sostener la boca de un cocodrilo cerrada.

  10. Los cocodrilos tienen una buena visión nocturna

    Su visión nocturna es buenísima y son en su mayor parte cazadores nocturnos.

  11. El corazón del cocodrilo es complejo

    Los cocodrilos tienen el corazón más complejo del reino animal, y cambian activamente el destino de la sangre que fluye a través de él, en dependencia de las necesidades.

  12. El cocodrilo lleva a sus crías en la boca

    Los cocodrilos llevan a sus bebés al agua en su boca. Los cocodrilos bebés pueden hacer ruidos desde el interior de sus huevos antes que eclosionen. La madre puede oír sus voces, entonces desentierra los huevos de la arena y lleva a las crías al agua.

  13. Los cocodrilos pueden localizar su hogar desde grandes distancias

    Los cocodrilos pueden tener un instinto de busca. En el norte de Australia, 3 cocodrilos de agua salobre fueron resituados cuatrocientos km (doscientos cuarenta y nueve millas) en helicóptero, mas retornaron a sus lugares de origen en un plazo de 3 semanas, sobre la base de los datos logrados de los dispositivos de rastreo conectados a ellos.

  14. Los cocodrilos son buenos bañistas y nadadores

    Su velocidad máxima de natación es de 18 km/h (noventa y tres mph).

  15.  Los pies del cocodrilo están palmeados

    Los cocodrilos tienen patas palmeadas que, si bien no se emplean para propulsarlos a través del agua (ponen los pies a un lado mientras que nadan y utilizan el poder de sus colas), les dejan hacer giros veloces y movimientos repentinos en el agua o bien comenzar la natación.Pies Cocodrilo

  16. El cocodrilo es de sangre fría.

    Como otros reptiles, los cocodrilos son de sangre fría. En consecuencia, tienen un metabolismo lentísimo, lo que les deja subsistir largos periodos sin comida. Pueden subsistir muchos meses con una sola comida grande.

  17. Los cocodrilos no pueden sudar

    Los cocodrilos no tienen glándulas sudoríparas y liberan calor por la boca. Frecuentemente duermen con la boca abierta.

  18. Los cocodrilos no mastican su comida

    No mastican su comida. Muchos cocodrilos grandes tragan piedras, que pueden actuar como lastre para compensar sus cuerpos o bien asistir a machacar el alimento, afín a la arena ingerida por las aves.

  19. Los cocodrilos tienen una tasa de mortalidad infantil es altísima

    La mayor parte de los cocodrilos jóvenes (ciertas fuentes dan un porcentaje de hasta el noventa y nueve por ciento ) son consumidos en su primer año de vida – por otros predadores como lagartos, otros cocodrilos, hienas e inclusive peces.

  20. Los cocodrilos son anfibios

    Son reptiles anfibios que pasan una parte de su tiempo en el agua y parte en tierra. Si bien el cocodrilo de agua salobre y el cocodrilo americano son capaces de nadar cara el mar, ninguna especie viva de cocodrilo puede ser considerada realmente marina.
    Conceptos equivocados comunes sobre los cocodrilos
    Tras los hechos de los cocodrilos, acá están los conceptos equivocados sobre los cocodrilos.
    – De forma contraria al mito común, la piel de cocodrilo (y asimismo la piel de cocodrilo) no es a prueba de balas.
    – «No puedes dejar atrás a un cocodrilo. Pueden correr tan veloz como un caballo de carreras». Esto está completamente mal. Un caballo de carreras puede correr a más de sesenta y cuatro km/h (cuarenta mph) con una velocidad máxima récord de setenta con setenta y seis km/h (cuarenta y 3 con noventa y siete mph). Los cocodrilos no pueden acercarse tan veloz a tierra. Su velocidad máxima es de diecinueve km/h (doce mph) en tierra, y para una distancia cortísima (cerca de veinte-veinticinco metros), cuando «corren en barriga». Generalmente van considerablemente más despacio que eso. Mientras que pasean sobre sus piernas, lo que se llama «marcha alta», su velocidad máxima es de solo cinco km/h (tres mph). Por consiguiente, un humano sano promedio puede de forma fácil dejar atrás a un cocodrilo. No obstante, aceleran rapidísimo, pasando de 0 a quince km/h en un instante, tanto al nadar como al correr.
    El cocodrilo «galopante», a paso acelerado, va tras un pollo. La velocidad máxima propia de un cocodrilo es de diecinueve km/h (doce mph) en tierra, y para una distancia cortísima (en torno a veinte-veinticinco metros). No obstante, aceleran rapidísimo, pasando de 0 a quince km/h en un instante, tanto al nadar como al correr.
    – El chorlito egipcio, asimismo conocido como el «pájaro cocodrilo», no limpia los dientes del cocodrilo. No hay pájaros que limpien los dientes de cocodrilo. Esto es un mito puro. Las fotografías que muestran al chorlito egipcio limpiando dientes de cocodrilo son falsas. Adam Britton, zoólogo y especialista en biología, comportamiento y conservación de cocodrilos de la Universidad Converses Darwin, afirma que «absolutamente nadie ha retratado o bien grabado esto, mas el mito persiste hasta hoy». Este mito se produjo en el viejo pensador heleno Heródoto (cuatrocientos ochenta y cuatro-c. cuatrocientos veinticinco a.C.), mas no existe patentiza fotográfica famosa, y los relatos escritos son considerados sospechosos asimismo por el biólogo Thomas Howell.
    – Ni los cocodrilos ni los caimanes se comen a sus bebés. Ningún cocodrilo hace eso. Evon Hekkala, estudioso primordial del Laboratorio Hekkala de la Universidad de Fordham y también estudioso asociado del Museo Americano de Historia Natural, dice: «Hace bastante tiempo, la gente observaba a los cocodrilos y caimanes desenterrando nidos y teniendo crías en la boca, y creían que se las comían». En verdad, llevaban a sus bebés al agua. Ver los «hechos sobre los cocodrilos #12».
    – Los cocodrilos no son tontos. Si bien el cerebro de un cocodrilo es bastante pequeño, es capaz de aprender más que la mayor parte de los reptiles.

20 DATOS CURIOSOS DE LOS COCODRILO
5 (100%) 1 vote[s]

Deja tu comentario

avatar
  Subscribe  
Notify of